#coronavirus 2 – Diseña tu día a día en casa

Ayer titulaba la entrada imaginándome, e imaginándote, a bordo de un barco que en medio de una tormenta intenta mantener el rumbo, aunque he de reconocer que después no desarrollé la idea. 

«¿Cómo? ¿Un barco y un rumbo? ¿De qué me estás hablando? ¿Acaso este no es un blog al que puedo acercarme para organizar un poco mejor las cosas de mi vida?»

Así es. Por eso vamos a usar algunas imágenes que nos puedan ser útiles para entender mejor lo que nos está ocurriendo. Y vamos a pensar en nosotros, tú, yo y el resto de personas que conocemos, como barcos que navegan sobre un mar que a veces está en calma y otras veces muy agitado. Es el mismo mar pero que se puede manifestar de formas muy diferentes.

Recientemente nuestras circunstancias han cambiado. Y esas circunstancias son las que condicionan en qué estado se encuentra el mar sobre el que navegamos. Hasta hace poco más de una semana teníamos un día a día bastante claro. Las clases, los deberes, las quedadas con los amigos, las salidas de fin de semana, las aficiones, la academia, … Nos gustara más o menos, se trataba de una secuencia conocida a la que ya estábamos acostumbrados. Pero de repente algunas cosas dejaron de ser temporalmente como eran y se acabaron por un tiempo las clases tal y como las conocíamos, las salidas con los amigos, las aficiones, los botellones,… Ahora estamos en casa sin saber cuándo podremos volver a la situación anterior. Ni siquiera sabemos si el día a día que tendremos después del confinamiento provocado por el coronavirus será el  mismo que teníamos antes. Recuerda el concepto de interdumbre (interdependencia + incertidumbre).

Así las cosas, en esta entrada quiero recomendarte que diseñes una nueva rutina para las semanas o los meses que dure esta nueva situación. Está en tus manos decidir cómo quieres que sean tus jornadas domésticas. Esa nueva “estructura del día” debe estar orientada por unos horarios regulares. No se trata de que divididas el día en tramos horarios rígidos e inflexibles que no sirven para nada y que te pueden poner todavía más nervioso, sino de que tu cerebro pueda anticipar y prever qué tiene por delante cada día. Para ello:

  1. No te quedes en la cama como si estuvieras de vacaciones. Mantén la alarma que tenías cuando tenías clase normal. 
  2. Asegura que generas las condiciones para tener un descanso apropiado. Para ello recuerda que la “ventana de descanso” debe durar entre 7 y 9 horas.
  3. Aunque lo trataremos con más profundidad en una próxima entrada, esa “ventana de descanso” debe estar libre de tecnología. Sé que esto es duro, pero es más fácil si declaras tu dormitorio como “zona libre de pantallas” desde las diez de la noche hasta las 8 de la mañana.
  4. Reserva un momento para tu sesión de actividad física. También dedicaré una entrada con ideas concretas en los próximos días. Esto se puede parecer a una actividad extraescolar: si antes tenías academia a las 18:00 horas ahora tienes tu entrenamiento a las 13:00, justo antes de empezar a colaborar en casa a preparar la mesa y la comida, por ejemplo.

¿Por qué tengo que seguir lo que me propones? Porque la alternativa es peor.

La alternativa es que el día se adueñe de ti, de tu tiempo y de tu atención y te bambolee al ritmo que marque Instagram, Whatsapp y Netflix con su reproducción automática de episodios.

Esto puede parecer muy atractivo al principio, pero pronto te das cuenta de que tus niveles de inquietud y nerviosismo van aumentando, y que más de lo mismo solo puede empeorar la situación. 

¿Me estás pidiendo que me convierta casi en un monje o monja de clausura? No, en absoluto. No tiene nada que ver con eso. No llevemos las cosas al extremo, algo que todos hacemos con frecuencia cuando nos negamos a cambiar algunos de nuestros comportamientos. Tiene que ver con usar tu capacidad de decidir sobre las cosas que te ocurren. Tiene que ver con moverte la mayor parte del día en tu círculo de influencia, es decir, en una “zona” donde eres capaz de ser un poco más dueño de qué haces, cómo lo haces y para qué lo haces.

Seguimos en contacto.Anímate a dejar tus comentarios y tus propuestas para pasar mejor estos días en casa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *