GTD para jóvenes 4 – Momento de actuar

Hoy has tenido suerte. Te voy a ahorrar esas largas parrafadas con las que te he castigado al inicio de las ultimas entradas de este blog. Ya hemos reflexionado bastante acerca de las necesidades de mejora que tienes para evitar volverte loco más pronto que tarde. Solo déjame que te recuerde lo que quieres, lo reconozcas o no:

  1. Quieres aprender a organizarte mejor.
  2. Quieres acercarte más a lo que te gustaría conseguir, aunque aún no sepas bien de qué trata eso de conseguir cosas.
  3. Quieres vivir con más tranquilidad.

No es que venga un adulto, sea padre o profesor, a decirte lo que necesitas y bla bla bla para tu futuro, es que tú ya intuyes que hay cosas que necesitas cambiar. Tu vida está en juego. No es poca cosa. Por eso hoy te voy a hablar del ÚLTIMO HÁBITO de esta nueva manera de funcionar que te ando explicando desde hace ya unas semanas y que se llama GTD (Getting Things Done). Se trata del hábito de EJECUTAR, y desde ya te digo que es algo muy diferente a ponerse a hacer cosas al tuntún tal y como te vayan viniendo a la cabeza o creas que son más importantes o más urgentes en función de si tienes un día bueno o malo.

Antes de seguir adelante, recordemos el nombre y el significado de cada uno de los hábitos ya explicados:

  1. Capturar: se trata de sacar las cosas de tu cabeza para llevarlas a un contenedor de confianza que se llama bandeja de entrada. En esta entrada lo explicamos. No tener las cosas rondando por ahí es un alivio muy grande.
  2. Aclarar: se trata de vaciar la bandeja de entrada haciéndose las preguntas clave de nuestro mini interrogatorio. Es un hábito importantísimo porque es donde se toman las más importantes decisiones. Es donde y cuando asumes tus compromisos con las cosas de tu vida. Parece algo exagerado, pero va muy en serio. En estaestaesta y esta entradas vimos varios ejemplos.
  3. Organizar: se trata de saber dónde colocar los resultados de las decisiones que acabas de tomar en el paso de aclarar. La idea es tener acceso a todo lo que has puesto ahí con facilidad y rapidez y sin tener que maltratar a tu ya de por sí maltratado cerebro.
  4. Revisar / Reflexionar: se trata de cuidar el sistema de organización personal que estamos montando. Nos sirve para hacer ajustes que nos permitan mantener el rumbo elegido. En esta entrada hablamos de ella y dentro de muy poco te ayudaré con un ejemplo muy concreto de un sistema que te puede servir de guía.
Freepik.com

EJECUTAR sería una mezcla de dos verbos. Ejectuar es “elegir y hacer”. Es importante que entiendas que no es lo mismo que simplemente hacer. La diferencia es que para ejecutar bien, antes de hacer, debemos tener a la vista todo lo que podemos hacer dependiendo de la situación en la que estemos. No se trata de recordar. No tenemos la necesidad de tirar de la memoria para acordarnos de qué es lo que tenemos entre manos.

– ¿Y cómo elijo qué hacer?
– Muy buena pregunta. Es momento de tener en cuenta dónde estás, cuánto tiempo tienes disponible y cómo te sientes. Y en función de eso, elegirás empezar por una SIGUIENTE ACCIÓN que sea compatible con esos “aspectos limitantes”.

Lo mejor es ponernos en una situación tomada de los ejemplos que hemos estado viendo en las entradas anteriores del blog. Imagina que acabas de despertarte de la pequeña siesta que sueles echarte después de comer y tienes por delante una hora hasta qye te marches a la clase de baile que tienes a las 18.30. TIENES UNA HORA. TÚ ERES DUEÑO Y RESPONSABLE ÚNICO DE QUÉ HACER DURANTE ESE TIEMPO. Miras tu lista de siguientes acciones y te encuentras con las siguientes opciones:

  • “Llamar a Marta para agradecerle la invitación y decirle que no me será posible ir con ella al concierto”.
  • “Crear un grupo de whatsapp con Pedro, Marta y Elena para compartir ideas sobre la fiesta de cumpleaños de Irene”.
  • “Enviar un whatsapp a María para proponerle si quiere hacer el trabajo conmigo.”
  • “Entrar a mi correo electrónico, descargar, archivar y leer el material y las instrucciones que la profesora nos ha enviado por email. Anotar las dudas y enviárselas como respuesta a ese correo. Anotar todos los plazos en el calendario”.

Como confío en que eres una persona inteligente, ¿a que no te resulta complicado elegir entre esas cuatro siguientes acciones la que APORTA MÁS VALOR a tu vida teniendo en cuenta la situación en la que te encuentras y el tiempo que tienes disponible?

Como confío en que eres una persona inteligente, ¿a que no te resulta complicado elegir entre esas cuatro siguientes acciones la que APORTA MÁS VALOR a tu vida teniendo en cuenta la situación en la que te encuentras y el tiempo que tienes disponible? Está claro, la elección adecuada es “Entrar a mi correo electrónico, descargar, archivar y leer el material y las instrucciones que la profesora nos ha enviado por email. Anotar las dudas y enviárselas como respuesta a ese correo. Anotar todos los plazos en el calendario”.

No tendría ningún sentido coger el móvil para enviar los whatsapp porque es algo que perfectamente puedes hacer mientras te desplazas a la clase de baile. Bien sabes que si coges en ese momento el móvil para enviar esos mensajes te encontrarás con otros que te han llegado, los leerás, los responderás y ya que estás entrarás a Instagram y la hora que tenías disponible HABRÁ VOLADO.

Sí, ya sé que empiezas a darte cuenta de que el AUTOCONTROL es una característica muy necesaria para esos tres objetivos que te vuelvo a recordar:

  • Aprender a organizarte mejor.
  • Acercarte más a lo que quieres conseguir.
  • Vivir con más tranquilidad.

Más adelante te daré algunas estrategias para mejorar tu autocontrol para ayudarte a manejar de forma más adecuada ese apartado tan poderoso que no quieres tener lejos de ti ni un minuto. Vayamos poco a poco.

Te dejo un gráfico que resume lo que acabamos de comentar.

1 Comentario

  1. Pingback: Así fue nuestro curso - Teenrebv

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *